Este té trata los pulmones, tos, asma, bronquitis, y más.

En la actualidad, nuestra salud se puede ver mermada debido a diversos factores como lo son el estrés, y las enfermedades que podemos presentar pueden resultar bastante perjudiciales, debemos tratar de curarnos lo más temprano posible.

El problema radica en que no todo el mundo cuenta con la misma facilidad para costear productos farmacéuticos que curen los problemas específicos. Para tratar los pulmones y curar síntomas como asma, tos, bronquitis e incluso reumatismo traemos una solución natural, bastante efectiva.

Se trata de una infusión de orégano, esta planta que adquirimos generalmente para consumir en comidas tiene más propiedades de las que hemos pensado alguna vez. Sus propiedades terapéuticas y su bajo costo, lo hacen un remedio ideal para curar afecciones de los pulmones, resulta ser bastante beneficioso.

Las ventajas de la medicina natural es que tienen un costo bastante bajo, y su eficiencia ha sido tal a lo largo de los años que siguen siendo muy útiles hasta nuestros días. Queremos enseñarte una infusión que no puede faltar en tu vida, luego de saber lo que puedes tratar con ella, no vas a querer dejar de consumirla.

Quién hubiera imaginado, que el orégano pudiera sanar la salud de esta manera.

Sabemos que el orégano es rico en vitaminas A, C, E y K. Por su puesto contiene otros compuestos como fibras, folato, hierro, magnesio, vitamina B6, calcio y potasio.

Los beneficios de estos nutrientes en la salud son grandes, ayudan a aliviar los siguientes malestares:

Tos.

Asma.

Artritis y problemas reumáticos.

Problemas digestivos.

Dolores musculares.

Formación de acné.

Caspa.

Hipertensión.

Dolores de muelas.

Bronquitis.

Dolor de cabeza.

Problemas cardiacos.

Reflujo estomacal.

Parásitos intestinales.

Fatiga.

Previene cáncer.

Síntomas menstruales.

Para elaborar el té de orégano necesitas:

6 cucharadas aproximadamente, de hojas secas de esta especia.

3 tazas de agua.

Una rodaja de limón.

Miel pura de abeja.

Comienza hirviendo el agua y añade las hojas cuando llegue a punto de ebullición. Deja cocinar algunos minutos antes de retirar y espera que enfríe con la olla tapada. Luego puedes colar las hojas y agregar miel para poder consumir.

Bebe al menos 2 o 3 tazas a lo largo del día, empezando con la primera en ayunas. Sus aplicaciones también pueden ser externas, como en el caso de la artritis.

Aprovecha esta sencilla hierba y comparte esta receta con tus conocidos.

Dejanos tu Comentario!